viernes, 12 de agosto de 2016

GEN ROSSO EN GRANADA.


GEN ROSSO 
En Granada

21 de septiembre de 2016
21:00 horas
Salón de actos de Caja Rural de Granada
Avda. Don Bosco, 2

V ENCUENTRO PARA ENCUENTROS Y II CAMPAMENTO DE HIJOS DE HOGARES NUEVOS EN ESPAÑA


En idéntico lugar y de manera simultánea, del 1 al 3  Julio de 2016, se han celebrado en la diócesis de Granada el V Encuentro para Encuentros y el II Campamento de Hijos de Hogares Nuevos, en los que también han participado respectivamente, matrimonios  e  hijos de la  diócesis de Jaén, estando  también representada la diócesis de Milán, a través de Laura y Ugo, responsables nacionales del Movimiento en Italia.

Quince matrimonios y cuarenta y cuatro chicos y chicas de todas las etapas, desde  CRECER hasta VIVIR  - y aún un grupito de menores  de ocho años, al que  denominamos PreCRECER-  han vivido sendas experiencias de convivencia y formación a lo largo de dos intensas jornadas; los matrimonios, alojados en las dependencias del singular edificio de arquitectura de montaña;  los chicos, acampados en los idílicos prados que rodean la edificación. Todos, en torno al Padre Ricardo y la Hna. Mariana hemos compartido momentos inolvidables que marcarán  un hito en la historia de Hogares Nuevos-España, que el próximo año cumple su 10º aniversario.
El paraje en  que se sitúa la Casa de espiritualidad, antiguo “Hotel del Duque”, rodeada de un bosque de castaños, ofrece un espectacular enclave a 1.350 m. de altitud, en el Parque natural de Sierra Nevada, joya de la orografía del sur de España.


Durante la estancia disfrutamos de un inesperado regalo, la visita de nuestro arzobispo Monseñor Javier MARTÍNEZ, que almorzó con nosotros y nos dirigió unas alentadoras palabras de reconocimiento  a la labor misionera en el campo del matrimonio y de la familia; a los niños, adolescentes y jóvenes acampados les obsequió con una canción típica de campamento que hizo literalmente sus delicias. 
El domingo, en la Eucaristía de clausura, estuvimos acompañados por las familias de los chicos acampados  y otras familias  y amigos de Hogares Nuevos que no quisieron perderse tan especial ocasión. La entrañable homilía del Padre Ricardo, centrada especialmente en los niños, nos hizo vivir lo que con frecuencia él mismo nos recuerda, que la meta de Hogares es ser “un trozo de cielo en  esta  tierra”.


Damos gracias al Señor y a nuestra Madre, María Reina de la Familia, por la inagotable generosidad del Padre Ricardo y la Hna. Mariana, por la entrega generosa de los matrimonios en las tareas educativas y en la asunción de liderazgo en la divulgación de la buena nueva del matrimonio y la familia, y  cómo no darle gracias también  por el entusiasmo arrebatador de los adolescentes y jóvenes de Hogares Nuevos-España  que testimonian  con vigorosa frescura que Cristo es la esperanza del mundo y  que por eso está en el centro de sus vidas.


MªJosé y Juan Diego
Responsables nacionales. ESPAÑA

martes, 2 de agosto de 2016

PALABRA DE VIDA DE AGOSTO DE 2016

PALABRA DE VIDA, Agosto 2016

«Uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos»
(Mt 23, 8).
Hace ya más de 70 años que se vive la Palabra de vida. Llega esta hojita a nuestras manos y leemos su comentario, pero lo que quisiéramos que permaneciese es la frase que se propone, una palabra de la Escritura, en muchos casos de Jesús. La «Palabra de vida» no es una simple meditación, sino que en ella es Jesús quien nos habla, nos invita a vivir, llevándonos siempre a amar, a hacer de nuestra vida un don.
Es una «invención» de Chiara Lubich, que contó así su origen: «Tenía hambre de la verdad, y de ahí que estudiase filosofía. Es más, como muchos otros jóvenes, buscaba la verdad y creía que la encontraría estudiando. Pero he aquí una de las grandes ideas en los primeros días del Movimiento, y que comuniqué enseguida a mis compañeras: “¿Para qué buscar la verdad, cuando esta vive encarnada en Jesús, el hombre-Dios? Si la verdad nos atrae, dejémoslo todo, busquémoslo a Él y sigámoslo”. Y así lo hicimos».
Tomaron el Evangelio y comenzaron a leerlo palabra por palabra. Les pareció completamente nuevo. «Cada palabra de Jesús era un haz de luz incandescente: ¡puramente divino! [...] Sus palabras son únicas, eternas [...], fascinantes, escritas con divino esplendor, [...] eran palabras de vida, para traducir en vida, palabras universales en el espacio y en el tiempo». No les pareció que estuviesen estancadas en el pasado ni que fuesen un simple recuerdo, sino palabras que Él seguía dirigiéndonos a nosotros y a cualquier persona de todo tiempo y latitud».
Pero ¿de verdad Jesús es nuestro Maestro?
Estamos rodeados de muchas opciones de vida, de muchos maestros de pensamiento, algunos aberrantes, que inducen incluso a la violencia, y otros rectos e inspirados. Pero las palabras de Jesús poseen una profundidad y una capacidad envolvente que otras palabras -sean de filósofos, políticos o poetas- no tienen. Son «palabras de vida», se pueden vivir y dan la plenitud de la vida, comunican la vida misma de Dios.
Cada mes destacamos una, y así, lentamente, el Evangelio penetra en nuestro ánimo, nos transforma, nos lleva a adquirir el pensamiento mismo de Jesús, lo que nos hace capaces de responder a las situaciones más variadas. Jesús se convierte en nuestro Maestro.
A veces podemos leerla con otros. Quisiéramos que el propio Jesús, el Resucitado, vivo en medio de quienes estamos reunidos en su nombre, nos la explicase, nos la actualizase, nos sugiriese cómo ponerla en práctica.
Pero la gran novedad de la «Palabra de vida» consiste en que podemos compartir la experiencia y la gracia que nacen de vivirla, tal como Chiara explica refiriéndose a lo que sucedía al inicio y sigue vigente hoy: «Sentíamos el deber de comunicar a los demás lo que experimentábamos, pues éramos conscientes de que, al comunicarla, la experiencia permanecía para edificación de nuestra vida interior; mientras que, si no la comunicábamos, el alma se empobrecía lentamente. Así pues, vivíamos con intensidad la palabra durante todo el día y nos comunicábamos los resultados no solo entre nosotros, sino también a las personas que iban añadiéndose al primer grupo. [...] Cuando la vivíamos, ya no era yo o nosotros los que vivíamos, sino la palabra en mí, la palabra en el grupo. Y esto era una revolución cristiana con todas sus consecuencias».
Lo mismo puede sucedernos a nosotros hoy.

FABIO CIARDI 

lunes, 11 de julio de 2016

CASA DIOCESANA DE LA FAMILIA DE GRANADA. CURSOS PREMATRIMONIALES 2016.

CURSOS DE FORMACIÓN AL MATRIMONIO
Y A LA VIDA DE FAMILIA
DIÓCESIS DE GRANADA
CASA DIOCESANA DE LA FAMILIA
Camino de Ronda 132
(Entrada por C/ Sol)


Actualización: 11 de julio de 2016

Cursos para 2016

Febrero 2016                     De fin de semana: Sesiones días 6 y 13  (sábados). COMPLETO
Abril 2016                           De fin de semana: Sesiones días 9 y 16  (sábados). COMPLETO
Junio  2016                         Intensivo de fin de semana  24, 25 y 26 (viernes, sábado y 
domingo). COMPLETO
Septiembre 2016            Intensivo de fin de semana 10 y 11 (sábado y domingo). COMPLETO
Noviembre 2016             De fin de semana: Sesiones días 12 y 19 (sábados)

HORARIOS:
Fines de semana: De 10 a 13:30 y de 17 a 20
Intensivos: Viernes 19 a 22, sábado 10 a 14 y 17 a 21, domingo 10 a 13

Itinerario de fe para novios. Dos sesiones por mes que se determinará en la primera reunión de enero.

INFORMACIÓN:
Lunes miércoles y viernes de 11 a 13.
Por las tardes la atención se hace previa cita.
Teléfono 958 20 41 75
(Dejar mensaje en el contestador indicando claro el número de teléfono en el que se puede contactar y os llamamos).


También en la cuenta de correo electrónico:

 OTROS CURSOS DE FORMACIÓN AL MATRIMONIO Y A LA VIDA DE FAMILIA (que nos han llegado a la Delegación): CURSOS 2016



OTROS CURSOS

SALESIANOS DE GRANADA
MARZO: Sábado 5 y domingo 6
JUNIO: Sábado 4 y domingo 5
Para informarse en Tlf. 646 302 851

miércoles, 1 de junio de 2016

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO PARA JUNIO DE 2016.

La intención universal del apostolado de la oración del Santo Padre para el mes de Junio: Solidaridad en las ciudades.
Para que los ancianos, marginados y las personas solitarias encuentren, incluso en las grandes ciudades, oportunidades de encuentro y solidaridad.

Por la Evangelización: Formadores de seminaristas y novicios.

Que los seminaristas y los novicios y novicias tengan formadores que vivan la alegría del Evangelio y les preparen con sabiduría para su misión.

PALABRA DE VIDA DE JUNIO DE 2016

«Vivid en paz unos con otros» (Mc 9, 50).
¡Qué entonada esta invitación de Jesús a la paz en medio de los conflictos que desgarran a la humanidad en tantas partes del mundo! Mantiene viva la esperanza, sabiendo que Él es la paz y ha prometido darnos su paz.
El Evangelio de Marcos recoge esta palabra de Jesús al término de una serie de dichos que dirige a sus discípulos, reunidos en casa en Cafarnaúm, en los que explica cómo debería vivir su comunidad. La conclusión es clara: todo debe llevar a la paz, la cual contiene todo bien.
Y esta paz estamos llamados a experimentarla en la vida cotidiana: en la familia, en el trabajo, con quien piensa distinto en política. Una paz que no teme encontrarse con opiniones discordantes, de las que hay que hablar abiertamente si queremos una unidad cada vez más verdadera y profunda. Una paz que exige al mismo tiempo que estemos atentos a que la relación de amor nunca falte, porque el otro vale más que las diferencias que pueda haber entre nosotros.
«Dondequiera que llega la unidad y el amor recíproco -afirmaba Chiara Lubich-, llega la paz, la paz verdadera. Porque donde hay amor recíproco, está presente en cierta medida Jesús en medio de nosotros, y Él es la paz, la paz por excelencia».
Su ideal de unidad había nacido durante la segunda guerra mundial, y enseguida se reveló como un antídoto al odio y a la aflicción. Desde entonces, ante cualquier nuevo conflicto, Chiara siguió proponiendo con tenacidad la lógica evangélica del amor. Por ejemplo, cuando estalló la guerra de Irak en 1990, expresó su amarga sorpresa al oír «palabras que creía sepultadas, como "el enemigo'; "los enemigos'; "comienzan las hostilidades': además de los partes de guerra, los prisioneros, las derrotas [...]. Nos dimos cuenta con consternación de que se hería en lo más profundo el principio fundamental del cristianismo, el "mandato" por excelencia de Jesús, el mandamiento "nuevo': [...] En lugar de amarse mutuamente, en lugar de estar dispuestos a morir el uno por el otro», la humanidad volvía a caer «en el abismo del odio»: desprecio, torturas, matanzas. ¿Cómo salir de ahí?, nos preguntábamos. «Debemos tejer, donde sea posible, relaciones nuevas, o profundizar en las ya existentes, entre los cristianos y los fieles de las otras religiones monoteístas: los musulmanes y los judíos», o sea, entre quienes estaban entonces en conflicto.
Lo mismo vale para cualquier tipo de conflicto: tejer entre personas y pueblos relaciones de escucha, de ayuda recíproca, de amor, diría Chiara, hasta «estar dispuestos a morir el uno por el otro». Hace falta dejar de lado nuestras propias razones para entender las del otro, aun sabiendo que no siempre llegaremos a entenderlo hasta el fondo. También el otro hará probablemente lo mismo que yo y quizá tampoco él me entenderá a mí ni mis razones. Sin embargo, queremos permanecer abiertos al otro, aunque persistan las diferencias y la incomprensión, y salvar ante todo la relación con él.
El Evangelio lo plantea como un imperativo: «Vivid en paz», señal de que requiere un compromiso serio y exigente. Es una de las expresiones más esenciales del amor y de la misericordia que estamos llamados a vivir unos con otros.

FABIO CIARDI 

martes, 3 de mayo de 2016

PALABRA DE VIDA DE MAYO DE 2016.

«Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo, y Él, "Dios-con-ellos”: será su Dios» (Ap 21,3).

Siempre ha sido este el deseo de Dios: poner su morada entre nosotros, su pueblo. Ya las primeras páginas de la Biblia nos lo muestran descendiendo del cielo, paseando por el jardín y conversando con Adán y Eva. ¿No nos creó para esto? ¿Qué desea el que ama sino estar con la persona amada? El libro del Apocalipsis, que escruta el proyecto de Dios sobre la historia, nos da la certeza de que el deseo de Dios se realizará en plenitud.
Él ya comenzó a poner su morada en medio de nosotros cuando vino Jesús, el Emmanuel, el «Dios-con-nosotros». Y ahora que Jesús ha resucitado, su presencia ya no está limitada a un lugar ni a un tiempo: se ha extendido al mundo entero. Con Jesús comenzó la construcción de una nueva comunidad humana muy original, un pueblo compuesto por muchos pueblos. Dios no solo quiere habitar en mi alma, en mi familia y en mi pueblo, sino entre todos los pueblos, llamados a formar un solo pueblo. Por otra parte, la actual movilidad humana está cambiando el mismo concepto de pueblo. En muchos países el pueblo está compuesto ya por muchos pueblos.
Somos muy diferentes por color de piel, cultura y religión. Muchas veces nos miramos con desconfianza, recelo o miedo. Hacemos la guerra unos contra otros. Pero Dios es Padre de todos, nos ama a todos y a cada uno. No quiere habitar con un pueblo -«por supuesto, el nuestro», podríamos pensar- y dejar solos a los demás pueblos. Para Él somos todos hijos e hijas suyos, una única familia.
Así pues, guiados por la Palabra de vida de este mes, ejercitémonos en apreciar la diversidad, en respetar al otro, en mirarlo como una persona que forma parte de mí: yo soy el otro y el otro es yo; el otro vive en mí y yo vivo en el otro. Comenzando por las personas con las que vivo cada día. De este modo podemos hacer sitio a la presencia de Dios entre nosotros. Y Él recompondrá la unidad, salvaguardará la identidad de cada pueblo, creará una nueva «socialidad».
Así lo intuyó Chiara Lubich ya en 1959, en una página de extrema actualidad y de increíble profecía: «El día en que los hombres -pero no en cuanto individuos, sino en cuanto pueblos [...] sean capaces de posponerse a sí mismos, de posponer la idea que tienen de su patria, [...] y esto lo hagan por ese amor recíproco entre los Estados que Dios pide (lo mismo que pide el amor recíproco entre los hermanos), ese día será el comienzo de una nueva era, porque ese día [...] se hará vivo y presente Jesús entre los pueblos [...].
»Éstos son tiempos en los que cada pueblo ha de traspasar sus propias fronteras y mirar más lejos. Ha llegado el momento de amar la patria de los demás como la nuestra. Nuestros ojos tienen que adquirir una nueva pureza. No basta con desapegarnos de nosotros mismos para ser cristianos. Hoy los tiempos exigen al seguidor de Cristo algo más: una conciencia social del cristianismo [...].
»[...] nosotros esperamos que el Señor tenga piedad de este mundo dividido y disperso, de estos pueblos encerrados en su propio cascarón contemplando su belleza -única para ellos- limitada e insatisfactoria, defendiendo con uñas y dientes sus tesoros -incluidos tantos bienes que podrían hacer falta a otros pueblos que se mueren de hambre- y haga caer las barreras y que fluya ininterrumpidamente la caridad entre una tierra y otra, como un torrente de bienes espirituales y materiales.
»Esperemos que el Señor componga un orden nuevo en el mundo: Él, el único capaz de hacer de la humanidad una familia y de cultivar la diversidad entre los pueblos para que en el esplendor de cada uno puesto al servicio de los demás, resplandezca la única luz de vida que embellece la patria terrenal y la convierte en antesala de la Patria eterna».

FABIO CIARDI 

domingo, 1 de mayo de 2016

INTENCIONES DE ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO PARA MAYO DE 2016.

La intención universal del apostolado de la oración del Santo Padre para el mes de Mayo:
Las mujeres en la sociedad.
Para que en todos los países del mundo las mujeres sean honradas y respetadas y sea valorizado su imprescindible aporte social.

Por la Evangelización: El Rosario.

Para que se difunda en las familias, comunidades y grupos, la práctica de rezar el santo Rosario por la evangelización y por la paz.

viernes, 8 de abril de 2016

LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA DEL PAPA FRANCISCO, “AMORIS LAETITIA”, “LA ALEGRÍA DEL AMOR”,

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL
AMORIS LAETITIA
DEL SANTO PADRE 
FRANCISCO
A LOS OBISPOS 
A LOS PRESBÍTEROS Y DIÁCONOS 
A LAS PERSONAS CONSAGRADAS 
A LOS ESPOSOS CRISTIANOS 
Y A TODOS LOS FIELES LAICOS
SOBRE EL AMOR EN LA FAMILIA

lunes, 4 de abril de 2016

DIALOGO DE LOS TRES PEREGRINOS. (DIALOGO TRINITARIO).

Diálogo de los tres peregrinos.
(Diálogo trinitario)

Dios le pide a su Hijo que se haga hombre

¡Ve rápido, te esperan!

Hijo: “Pero si me rechazan....Será terrible para ellos?”Padre: “El Espíritu te preparará una criatura tan libre que será incapaz de decir que no; una criatura tan auténtica que llegará a ser lo que nosotros deseamos; tan
pura que estará feliz de ayudarnos”Hijo: “¿Y Me dará también su cuerpo?”

Padre: “Ciertamente, su cuerpo, le pediremos a una mujer su carne y su sangre”Hijo: “¿Y podre elegir a mi madre?”Padre: “A ningún hijo de Adán le ha sido concedido un privilegio similar. Pero a ti te será dado. Tú la amarás y la concebirás antes de que ella Te conciba y Te ame. Este amor tuyo la hará ante mis ojos más bella si cabe que ninguna otra criatura.”


Hijo...”Y ella...Me podrá elegir?”Padre: “Le será concedido lo que a ninguna otra madre le fue dado. Ella sabrá que Tú existías antes de que ella te diera la vida. Te amará como se ama al Esposo antes incluso que amarte como Hijo Este Amor hará de ti el más bello de l
os hijos de hombre y por tus venas correrá su sangre; una sangre purificada por el Espíritu. Tomarás el color de sus ojos; unos ojos que el Espíritu habrá llenado de Luz. Al compás del tuyo, latirá un corazón que el Espíritu habrá sosegado y unificado. Tendrás unos rasgos tan semejantes a los de tu madre como ningún otro hijo jamás los ha recalcado de quien lo ha generado... ¡De la misma manera que en otro tiempo Adán se semejaba a ti! Sólo de Ella recibirás todo aquello que te hará hombre. Solo Ella, y nadie más, te transmitirá la vida. Te precederá como Madre, Te acogerá como Esposa. Te nutrirá con el pan de la tierra y te dará a beber el agua de su pozo.”

Y, el Padre le dice al Espíritu:
“Te envío sobre Miriam.
Por tu bondad, desciende sobre ella, bendícela, santifícala. Imprégnate de su
cuerpo y de su sangre para hacer de ellos el Cuerpo y la Sangre de mi Único Hijo, para que todos aquellos que participen de ellos se vean liberados del demonio y, rebosantes de ti, obtengan la Vida Eterna”.

El Padre le dice al Hijo: "Hijo, engendrado cuando no existían todavía manantiales de agua, ve a deleitarte entre los hijos de los hombres, haciendo de ellos Tu alegría y la Mía cada día. Levanta Tu tienda en Miriam, echa raíces en su campo. Crece en Ella como el magnífico olivo en la planicie. Tus ramas serán de Gloria y de Gracia. Celebra Nuestra Divina liturgia en el interior de su campo, perfume de incienso en Mi presencia."

Y así, delante de una jovencita, la Gloria se hace mendiga. Entre la una y la otra se desarrolla un inaudito diálogo:

Dios: “¿Quieres ofrecerle al Hijo preferido la única cosa que no puedo darle; que lo que sólo tú puedes confiarle,… .el rostro de Adán?"

María: “Todo lo que me pertenece es Tuyo”.

Dios: “Ofrecerle la carne como se echa leña al fuego. El fuego -¿Sabes?- tiene sus ocultas preferencias… Y tu madera es de purísimo olivo.

María: “Yo soy la madera y Tú eres el fuego, pero… ¿Dónde está el cordero?

Dios: “Yo proveeré, Hija mía”

María: “Este es mi cuerpo ahora ofrecido a Ti Esta mi sangre que ya corre por ti”.

Dios: “Sangre de una nueva Alianza, será derramada para que cada pecado sea borrado y el mundo purificado, empezando por ti.”

María: “Como quieras Tú, Padre, no como yo quiero”.

Dios: “Aquel que es todo para mí, te pertenece ahora a Ti”

Y he aquí que:" La Gloria llega del oriente con la sonora voz de grandes aguas. Y la Gloria del Señor entra en la Casa, por la puerta que mira a oriente. Este umbral permanecerá siempre cerrado porque por ahí ha pasado el Dios de Israel. El príncipe descansará ahí, para tomar su comida. El Espíritu me hizo entrar en el patio más íntimo y oí que me hablaban desde la Casa: Hijo del hombre, este es el lugar de mi trono y el sitio de mi santuario.
Aquí viviré entre mi pueblo, para siempre. ¡De hoy en adelante el nombre de la Ciudad será: el Señor está aquí!" ¡Shamma!
..........................................
"¡Querría postrarme en el suelo para adorar al Amor que ha mandado a nuestra tierra, en un cuerpo vulnerable, la real dulzura de Jesús... Tan incomparable y divinamente cerca que se ha hecho carne... El Corazón se ha hecho cuerpo!
La sobrecogedora Misericordia ha querido tener manos para tocar, y tocar incluso antes de nacer, el aterciopelado seno materno y puro, tocar sus párpados, dormir sobre el pecho de María...
La Misericordia ha conseguido tener un cuerpo."

Moseñor Klaus Hemmerle

Klaus Hemmerle (Alemania, 1929-1994), filósofo y teólogo de extraordinaria grandeza y originalidad, obispo de Aquisgrán, protagonista en primera línea del diálogo ecuménico, director de la Academia Católica de la Arquidiócesis de Friburgo, autor además de más de mil publicaciones traducidas en los principales idiomas.